La compraventa de viviendas registradas disminuirá un 12,7% al cierre del año 2007, hasta alcanzar los 800.000 inmuebles inscritos, frente a los 916.103 de 2006, según las previsiones del Colegio de Registradores de España. En la última estadística, los registradores revelan una reducción más intensa en el número de compraventas hechas en el tercer trimestre respecto al segundo, por lo que "resulta previsible que al cierre del ejercicio la tasa de descenso trimestral se sitúe en torno al 4%".
Solo en el tercer trimestre del año, se inscribieron en el Registro de la Propiedad 188.256 viviendas, lo que supone un descenso del 8,6% respecto a los tres meses anteriores y del 16% comparándolo con el mismo trimestre de 2006. La compraventa de viviendas registradas durante los nueve primeros meses del año disminuyó el 12% hasta los 626.612 inmuebles, respecto a los 712.110 inscritos en el mismo periodo del año anterior. La ralentización del crecimiento de los precios de la vivienda y el aumento de los tipos de interés ha dado lugar a que la demanda de inmuebles como inversión se vea reducida y a que una parte de los demandantes de casas para su uso decidan optar por el alquiler o por esperar un desenlace más favorable para sus intereses. El informe explica que la compraventa de viviendas lleva un "ritmo de desaceleración bajo para unos parámetros de ajuste normales en un mercado saturado tras diez años consecutivos de incrementos de precios". No obstante, matiza que la mayor o menor intensificación de dicho ajuste dependerá del comportamiento de distintas variables económicas y sociales, fundamentalmente "el empleo, los salarios, la inmigración, las expectativas y los tipos de interés".