Hace aproximadamente un mes comencé mi andadura en Estrategias de Inversión escribiendo sobre una cartera de fondos recomendada, con el objetivo de afrontar con ciertas garantías de rentabilidad el último cuatrimestre del año, y sin asumir demasiado riesgo.
La distribución por tipología de activo se componía de un 15% de activos monetarios, un 75% de renta fija y un 10% de renta variable. En definitiva, se trataba de una cartera con un claro perfil conservador, limitando la inversión en activos con un alto perfil de riesgo (en concreto un 17% entre activos bursátiles y renta fija high yield).

Un mes después, la evolución de la cartera se puede calificar de satisfactoria, con una rentabilidad mensual del 1,2% (¡un 15% anualizado!), y con la parte de renta fija como principal generador de rentabilidad. A nivel de fondos destacar la evolución del Templeton Global Return (+3,49%), muy beneficiado del comportamiento positivo de los mercados emergentes ya que dos tercios de su cartera se componen de bonos emitidos por compañías o Gobiernos de economías emergentes.

De cara afrontar el mes de octubre, la verdad que pocas cosas han cambiado. Las dudas acerca de la capacidad de aguante del ciclo económico siguen latentes, corroboradas por las conclusiones presentadas por el Fondo Monetario Internacional hace unos días con la publicación del World Economic Outlook. La situación sigue siendo la misma, y con un panorama económico mundial que se puede calificar de tripolar. Por un lado, el Área euro, donde la situación es crítica (probablemente la economía siga en recesión hasta al menos el primer trimestre de 2013). Por otro EEUU, economía en desaceleración pero con escaso margen de actuación en caso de que la situación se complique. Por último, las economías emergentes, con una situación más saneada, con grandes reservas, y con capacidad de estímulo desde el frente monetario y fiscal.

Teniendo en cuenta las incertidumbres que giran en torno al contexto actual (crisis del euro, situación fiscal en EEUU y riesgo de recesión global), mi recomendación es la de seguir con un posicionamiento conservador en las carteras, limitando la exposición a activos de riesgo al 20%. De forma táctica, debido al rally de la deuda emergente en el último mes, reduzco al 10% el peso en el Templeton Global Return, subo un 5% en activos monetarios e incorporo en cartera el fondo Pioneer US Dollar Short Term. Se trata de un fondo que invierte en títulos de renta fija a corto plazo de EEUU, el cual incluyo en la cartera con el fin de ganar exposición a dólar toda vez que su valoración en torno a 1,30 frente al euro devuelve cierto atractivo a la divisa, al tiempo que puede ejercer de cobertura natural en caso de que la situación en el Área euro vuelva a darnos alguna sorpresa negativa.


Cartera recomendada de fondos de inversión







Fuente: Elaboración propia a partir de AllFunds Bank.