La inmobiliaria Realia defenderá su solvencia mañana ante el Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid con el fin de que rechace la solicitud de concurso necesario de acreedores (antigua suspensión de pagos) que planteó en marzo un pequeño proveedor catalán, que reclama el pago de 301.000 euros. Según fuentes jurídicas, la inmobiliaria participada por FCC y Caja Madrid centrará buena parte de sus argumentos en deslegitimar la petición de Instalaciones Feima, con la que tiene discrepancias contractuales por obras supuestamente mal ejecutadas en la promoción de viviendas Promoción Diagonal Fórum.