La editorial de Reader's Digest presentó oficialmente la solicitud de protección bajo el Capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos, como parte de un plan de reestructuración que fue aprobado por la mayoría de sus acreedores. La semana pasada, The Wall Street Journal informó que la solicitud posiblemente se presentaría esta semana. La solicitud para acogerse al Capítulo 11 se aplica sólo a las operaciones estadounidenses de la compañía. La solicitud de protección por bancarrota representa otro fracaso como resultado de la ola de compras apalancadas en años previos a la crisis crediticia. La firma de capital privado Ripplewood Holdings encabezó una compra por 1.600 millones de dólares de Reader's Digest Association en 2007, la que será completamente borrada por la reorganización de la compañía.