El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho balance de estos 7 meses de gestión del Ejecutivo español y ha declarado que “la gran losa de nuestra economía es la elevada deuda externa del país, más de 900.000 millones de euros, lo que nos es complicado financiar en este momento“. En este sentido, hace hincapié, como ayer el presidente del BCE, en que “son inaceptables los distintos diferenciales de deuda que hay en Europa, pero el BCE está dispuesto a intervenir y antes de tomar una u otra decisión –en cuanto al rescate- quiero conocer lo que implicarán las medidas que tome el organismo europeo”. 

El año pasado las Administraciones Públicas gastaron 91.344 millones de euros más de lo que ingresaron. España tiene una deuda externa de más de 900.000 millones de euros y, es que, “durante mucho tiempo hemos vivido pidiendo crédito y hemos gastado mucho más de lo que ingresamos. Estas cifras son el mayor problema de la economía del país”, ha declarado el presiente del gobierno. “Debemos mucho y hay que devolver en un momento en el que es muy difícil que nos presten o refinancien. Los intereses que tenemos que pagar por financiarnos son muy altos”.

Las causas de la situación económica actual son:
- Elevado déficit público

- Falta de competitividad de la economía española: “por lo que hay que hacer reformas estructurales para crecer y crear empleo, que es el principal objetivo del gobierno”.

- Sistema financiero fuertemente endeudado y recogiendo las deudas que tienen las empresas y familiar: “el sector financiero tiene una alta morosidad porque no cobra lo que prestó y, además tiene que devolver lo que a él le prestaron”. Aún así, Rajoy afirma que "la mayoría de nuestras entidades financieras son solventes. Mucho más que otras”.

- Dudas sobre el euro: “afectan a los países con más deuda externa y menor crecimiento económico”.

Objetivos de la política económica:
- Corregir el déficit público: reducción de gastos de las Administraciones Públicas y aumentar los ingresos. “Esto no es una opción, es una obligación” (frente a la oposición de Valencia y Andalucía de recortar costes públicos), decretó Rajoy. "Las medidas no son amables, no son populares, somos conscientes de ello. Todas se pueden discutir y opinar, pero no es opinable ni discutible la necesidad imperiosa de recortar el déficit y aumentar los ingresos y demostrar a nuestros socios que somos un país serio".

- Reformas económicas: para crecer, ser más competitivos y que las administraciones tengan recursos hay que hacer reformas económicas. “Las reformas puestas en marcha no producen efectos ya, pero sí lo harán en el futuro”. Entre las reformas llevadas a cabo destaca que "La reforma laboral evitará la masiva destrucción de empleo en épocas de vacas flacas"

- Impulsar reformas en el conjunto de la Unión Europea: “Trabajar para resolver los problemas de liquidez y financiación para conseguir financiarnos y hacerlo a precios razonables sin que los intereses de la deuda aumenten de forma exagerada”.

- Trabajar en el euro para darlo certidumbre: “es una tarea muy grandes, pero no imposible. Tenemos que comprometernos todos en este objetivo común”.

“Las dos primeras son objeto del gobierno español, pero el resto son de las autoridades europeas”. En este sentido, Rajoy ha remitido una carta a Van Rompuy y Barroso “aconsejando que la unión bancaria europea esté concretada para el mes de diciembre, realizar una unión fiscal y otras recomendaciones de lo que debe hacerse en el futuro, como posibilitar la recapitalización directa de bancos y hacer lo posible para flexibilizar la financiación de los países”.

A la pregunta de si pedirá el Gobierno el rescate total de la economía, Rajoy ha echado pelotas fuera declarando que hará “lo que convenga al interés general de los españoles”. Ni afirma ni descarta. “Como dijo ayer el presidente del BCE, Mario Draghi, son inaceptables los diferenciales de deuda que hay en Europa. El BCE está dispuesto a intervenir, cosa que antes no se había mostrado dispuesto a hacer. También dijo que tomaría algunas medidas no convencionales de política monetaria de la zona euro. Quiero conocer cuáles son estas medidas y qué conllevan y, a la vista de las circunstancias, tomaremos una u otra decisión”.