La compañía minorista estadounidense, que se convertirá el próximo año en el patrocinador del nuevo equipo ciclista de Lance Armstrong, consiguió superar el escenario de crisis con un aumento del 17% en su beneficio en el segundo trimestre del año, hasta los 48,8 millones de dólares.