El grupo automovilístico francés PSA Peugeot-Citroën cerró el primer semestre del año con unas pérdidas netas de 962 millones de euros, lo que supone un aumento del 31% respecto a los 'números rojos' de 733 millones de euros contabilizados en la primera mitad de 2008.