El consejero delegado de Google, Larry Page, ha decidido dinamizar la toma de decisiones en seis grupos de productos clave, entre ellos las redes sociales y los móviles.


Page ha situado a los directivos encargados de los grupos directamente bajo su supervisión, en su primera gran reorganización desde que asumió las riendas como consejero delegado. De esta forma, consigue eliminar las capas administrativas que se cree entorpecían el desarrollo de productos.

Tanto el jefe de redes sociales, el de Android, el vicepresidente senior de Chrome, como el máximo encargado de Youtube darán parte directamente a Page y tendrán una mayor autonomía.También tienen línea directa con el consejero delegado, el vicepresidente de búsquedas y la jefa de publicidad.

Para estos grupos la idea es tener una menor estructura administrativa "horizontal", en la que las decisiones tengan que ser aprobadas por varios departamentos. Además, las redes sociales tendrán una mayor importancia, debido a las dificultades para encontrar su público. “Lo social ocupa buena parte del debate”, aseguró Jordan Rohan, analista de Stifel Nicolaus. Asimismo, el gigante de las búsquedas en la red está redoblando sus esfuerzos por competir con Facebook y Apple.

La cotización de Google en el tecnológico sufre una caída del 0,39% (21.57 hora española) y deja el precio de la acción en 575,97 dólares.