Las nuevas exigencias de la CNMV obligan ahora a las financieras españolas a declarar las pérdidas acaecidas por las participaciones preferentes. Los tenedores se llevan el puño al mentón y se preguntan qué hacer: cambiar o aguantar. Ambas opciones están cargadas de riesgo, si bien, los expertos opinan que puede no ser una mala idea mudarse a la renta variable. Eso sí, los grandes beneficiados de este canje serán las propias entidades, las cuales, con este ardid aprovechan para ampliar capital de forma acelerada.


Las autoridades bancarias europeas no se la quieren jugar con los próximos test de stress y aprietan las tuercas que andaban sueltas, como en el caso de las participaciones preferentes, productos que son perpetuos y escasos de liquidez. Ahora, las financieras españolas tendrán que rendir cuentas de las minusvalías que tienen por este producto. ¡Lo que les faltaba! En 2012 se enfrentan a recapitalizaciones, vencimientos de deuda, la obligación de deshacerse del inmobiliario que tiene en cartera y, ahora, a las pérdidas por preferentes. Aunque aún no se han dado fechas, se espera que en enero estos quebrantos tengan que ser declarados, por lo que las entidades no han tardado en ofrecer a los inversores el canje de las preferentes por acciones y que, así, no figuren como minusvalías en el balance. Esta opción, según Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets, “no es mala para los inversores, aunque tampoco es la ideal, pues, al fin y al cabo, el sector bancario está cotizando a niveles atractivos, si bien es cierto que de cara a 2012 no sabemos lo que va a pasar”. Susana Felpeto, analista de Atlas Capital, comenta que “si no se canjean, probablemente a posteriori este producto será más ilíquido. Creemos que es conveniente acudir al canje, pues es más fácil que tengan la posibilidad de deshacer posiciones en una acción que vender la preferente”. Hay que tener en cuenta que los inversores que desean deshacerse de ellas no suelen encontrar liquidez en el secundario y suelen venderlas con pérdidas, entre un 20% y un 50% por debajo del valor inicial.

Bancos: aprovechando la coyuntura
La opción ofertada de canje por acciones no perjudica a los bancos. De hecho, algunas de estas entidades cotizadas han aprovechado el momentum para anunciar ampliaciones de capital para cubrir el canje. Éste es el caso de Banco Santander, BBVA y Sabadell. Además, estos canjes supondrán que los bancos no tengan que pagar los cupones de las preferentes y como indica Susana Felpeto, “las ampliaciones nuevas no tienen derecho preferente de suscripción para los ya accionistas, por lo que comportan una clarísima dilución de capital”. Claro está, les resulta más fácil y barato derivar inversores de otros productos del banco que captarlos directamente en el mercado.
No hay que olvidar que las financieras españolas necesitan recapitalizase por un valor total de 26.170 millones y, con estas ampliaciones captan nuevos accionistas y capital de calidad pues, hasta ahora las participaciones preferentes eran consideradas fondos propios de los bancos, sin embargo, con el cambio de regulación esto dejará de ser así, lo que incurrirá en mayores necesidades si no se modifica su naturaleza.

En los casos en los que no se opte por el canje hay que tener en cuenta que tradicionalmente “las entidades emisoras suelen recomprar sus participaciones preferentes, pero ofreciendo a los inversores un precio de adquisición en línea o por debajo de los valores de cotización de las preferentes en el mercado secundario, incluso canjeándolas por acciones ordinarias u otras preferentes o convertibles sin pagar precio en cash por el canje. De esta manera obtienen unas importantes plusvalías”, indican desde el bufete CMS Albiñana & Suárez de Lezo.


Riesgo para los clientes:
Fuentes del mercado dicen que “hay que tener en cuenta que las preferentes se han vendido mayoritariamente en la red de oficinas, por lo que muchos de los clientes que las han suscrito es posible que no fueran conscientes de que es un producto que puede ser bastante ilíquido, ya que es un mercado secundario y esto conlleva que tuvieran que encontrar comprador y venderlo a un precio inferior. Además, actualmente están cotizando con descuentos importantes”. De hecho, ADICAE ha presentado denuncias contra 52 bancos y cajas alegando “falta de transparencia al no haber sido informados ni de las características de estos productos ni de sus riesgos, y en especial de la escasa o nula liquidez y de la perpetuidad de este producto”.

Si se decide acudir al canje, no hay que olvidar que en caso de que la entidad tenga pérdidas “los accionistas cobran por detrás de los inversores que tengan preferentes”, indica Carlos Gez-mesones, gestor de Pictet WM.

Los clientes que decidan quedarse con sus participaciones preferentes deben tener en cuenta que “los bancos las utilizan principalmente para reforzar su solvencia pero los inversores, además de no tener derechos políticos, carecen de cobertura especifica ya que solo tienen la garantía del propio emisor”, explica Beltrán Gómez de Zayas, abogado director de CMS Albiñana & Suárez de Lezo. Por tanto, “si la entidad emisora cancelara anticipadamente las participaciones preferentes el inversor tan solo tendrá derecho a cobrar contra el patrimonio del emisor los importes resultantes del vencimiento anticipado (generalmente principal + rendimiento devengado y no pagado)”. Además, como hemos sido testigos estos días por la CAM y el Banco de Valencia, “si el emisor decide no pagar intereses, podrían darse dos situaciones: si el rendimiento está vinculado a la existencia de beneficios en el emisor, tal decisión sería legítima. Si por el contrario se trata de un incumplimiento al no estar prevista esa posibilidad, el inversor podrá exigir el cumplimiento más los daños y perjuicios o la resolución anticipada y los daños y perjuicios correspondientes”. En el caso de los tenedores de preferentes de la CAM, Banco Sabadell, entidad que se hará con la caja mediterránea, no tendrá obligación de pagar los cupones en cuanto se haga con ella. El Banco de Valencia, por su parte, decidió la semana pasada no pagar el cupón correspondiente a sus preferentes al no cumplir con los recursos propios mínimos exigidos y ahora está en el aire si pagará los 77,3 millones en preferentes que tiene en circulación.

DATOS DESTACADOS DE LAS PREFERENTES DE BANCOS
- Hoy es el último día para que los inversores de preferentes de Santander canjeen sus títulos. Los inversores de Sabadell pueden hacerlo hasta el día 30. No se podrán vender las nuevas acciones en el plazo de un mes.
- Actualmente hay en el mercado 9.716 millones de preferentes de bancos que cotizan en bolsa. El total de preferentes de financieras se eleva a 17.300 millones.
- La CAM tiene 1.400 millones de euros en participaciones preferentes. Sólo 88,5 millones de euros fueron colocados entre inversores institucionales.
- Banco de Valencia tiene 77,3 millones en preferentes. Ya ha anunciado que no pagará el cupón de éstas.
- CaixaBank canjeará 4.897 millones de participaciones preferentes por el 100% de su valor nominal, es decir, 1.000 euros por participación. Un 30% se pagará con obligaciones convertibles en acciones y el 70% restante con deuda subordinada a 10 años.
- Las participaciones preferentes que se venden en el secundario suelen hacerse a un precio entre un 20% y un 50% por debajo del valor de adquisición.
- Los inversores de preferentes tienen preferencia respecto a acciones ordinarias pero se sitúan por debajo de la deuda bancaria en prelación de cobro.