Los precios mayoristas en Estados Unidos aumentaron ligeramente en abril, gracias a un crecimiento moderado en los costos de los alimentos y la energía. Sin embargo, la inflación básica, que excluye ambos segmentos, experimentó un ascenso equivalente al doble del esperado por Wall Street. El índice de precios al productor para los bienes terminados ascendió un 0,2% en abril sobre una base ajustada por factores estacionales, informó el martes el Departamento de Trabajo, luego de aumentar un 1,1% en marzo. El IPP básico -que excluye los precios de los alimentos y la energía- creció un 0,4%, sobre una base ajustada por factores estacionales. En marzo, ascendió un 0,2% y en febrero un 0,5%. Wall Street esperaba un aumento del 0,4% en el índice general y del 0,2% en el básico, según un sondeo de Dow Jones Newswires.