Los contratos de futuros sobre el petróleo registraban pocos cambios el miércoles en relación con los niveles en que cerraron el martes, a la espera de la publicación del informe semanal de inventarios petroleros de Estados Unidos. Sin embargo, ante la escasez de señales que indiquen un debilitamiento del fuerte impulso alcista que lo ha llevado a batir esta semana los niveles históricos, operadores y analistas sugirieron que sólo una sorpresa radical en el informe del Departamento de Energía de Estados Unidos podría frenar el ascenso del precio del crudo. A las 1120 GMT, el contrato sobre el crudo Brent para entrega en junio que se negocia en la bolsa de futuros ICE de Londres subía 8 centavos a US$120,39 por barril. Los futuros sobre el crudo dulce y ligero para entrega en junio en la la New York Mercantile Exchange ganaban 2 centavos a US$121,86 por barril. Por su parte, el contrato del gasóleo a mayo en la ICE caía US$3 a US$1.111,50 la tonelada métrica, mientras que los futuros de la gasolina a junio en la Nymex perdían 5 puntos a 310,50 centavos el galón. Según la estimación promedio de 14 analistas encuestados por Dow Jones Newswires, el informe del Departamento de Energía revelaría el miércoles un aumento de 1,4 millones de barriles en los inventarios de crudo de Estados Unidos para la semana concluida al 2 de mayo.