La compañía portuguesa de telecomunicaciones, socia de Telefónica, cerró el tercer trimestre del año con un beneficio de 115,9 millones de euros, un 36% menos que ne el mismo periodo del año anterior.