El presidente de la inmobiliaria Quabit, Félix Abánades, explica durante la entrevista que el sector inmobiliario español aún presenta importantes descuentos sobre su valor en libros, dado que las promotoras todavía no están entregando viviendas. El ejecutivo afirma que la "velocidad de crucero" del sector llegará en 2020-2021. A nivel corporativo, se compromete a repartir el 40% de los beneficios a través del dividendo.

- La cifra de negocio de Quabit en 2018 creció un 596%, mientras que el beneficio neto se ha reducido un 53% en relación a 2017, ¿cómo valora estas cuentas?

El año 2018 para nosotros ha sido muy positivo. El incremento de la facturación con esas cifras se debe a que es el primer año que hemos entregado promociones, 200 nuevas viviendas desde 2007, por lo que ha sido trascendental. El resultado neto viene marcado por dos circunstancias: este año hemos activado alrededor de unos 5 millones de créditos fiscales frente a los 25 millones de 2017 y aún tenemos 165 millones de créditos fiscales en la compañía, aunque quiero destacar que el resultado antes de impuesto a crecido casi un 100% respecto al año anterior. Las cuentas no han sido malas, han sido bastante positivas y se han puesto las bases para los siguientes ejercicios.

- Estos resultados en comparación al resto de actores del sector inmobiliario, ¿cómo las calificaría: normales, buenas, muy buenas…?

Creo que son normales dentro de la liga de las compañías cotizadas, aunque nosotros somos algo más pequeños que las inmobiliarias que están en el entorno de los fondos de inversión. Tanto 2017 como 2018 son resultados aún de transición, para años próximos que serán muy positivos. El ciclo de maduración de nuestro negocio es de alrededor de cuatro años, tres años de inversión y a partir del tercer año empiezan a entregar viviendas y a generar resultados, pero has de llegar a un punto de entregas X para poder absorber todos los gastos operativos y comerciales que tienes. En 2019 algunas compañías del sector tendrán resultados positivos, nosotros empatados o con algún resultado positivo y en 2020 todas las inmobiliarias prácticamente estaremos con saldos positivos después de tantos años de trabajo.

- Tras los años del parón de la crisis muchas compañías se quedaron por el camino… No todo el mundo confía en invertir como antes en las inmobiliarias. Ahora mismo, ¿qué tipo de inversor es el de Quabit?

Es normal que después de la que ha caído, el 95% de las compañías ha desaparecido, grandes empresas han quebrado y los inversores han perdido todo su dinero y es normal cierta desconfianza. Pero ahora mismo estamos en un ciclo claramente alcista, con alzas del precio del 6%, subiendo la actividad un 20% y una creación de 60.000 viviendas nuevas frente a una absorción del mercado natural de 150.000-200.000 viviendas. Es un sector que todavía se tiene que multiplicar en 2,5 veces para llegar a las necesidades históricas del mercado español. Creo que las inmobiliarias lo estamos haciendo bien, y realizando lo que tenemos que hacer, comprar suelos, activar los suelos que tenías parados… El perfil del inversor, pues alguien que invierta a largo plazo, con un perfil de cierto riesgo a cambio de una inversión interesante.

- ¿Se puede llegar a poner cifras a esa rentabilidad? ¿Hasta qué punto se puede dibujar esa oportunidad que ofrece Quabit?

La media de las compañías europeas promotoras en este momento es de 1,5 veces su valor en libros, están en esos precios porque son mercados maduros y llevan años de ciclos expansivos, mientras que el mercado español está cotizando con importantes descuentos sobre nuestro valor en libros porque todavía no estamos en resultados operativos. En cuanto esto cambie, en los próximos meses o año y medio esta situación va a dar un vuelco y cotizaremos por encima de nuestro valor en libros; la cotización se va a multiplicar.

- ¿Se atreve a decirme que precio de la acción sería la justa?

Nosotros por valor en libros deberíamos estar cotizando a 2,3 euros. Y en 2021 con resultados operativos y velocidad de crucero deberíamos estar cotizando a un múltiplo de 1,95 veces sobre valor en libros.

- El PER es uno de los ratios más interesantes para saber si una compañía está barata o cara, lo mismo que el dividendo aunque esto a veces va en detrimento del crecimiento de la compañía. ¿Qué política de dividendos va a seguir Quabit?

El dividendo es interesante para determinados inversores, en nuestro accionariado hay desde grandes institucionales hasta inversores minoritarios muy pequeños, por lo que hay que satisfacer a todos. Haremos una política activa de dividendos, en torno a un 40% en los próximos ejercicios y luego seguiremos apostando por una política de crecimiento orgánico e inversiones. Tenemos nuestra estrategia de crecimiento orgánico, pero es un mercado en el que va a haber movimientos corporativos en los próximos años y quizá estemos en alguno de ellos, pero creo que es pronto para aventurarnos.

- Me quedo con ese ‘pay out’ del 40% que es un margen muy atractivo. ¿Qué más vamos a ver en el mercado inmobiliario, apunta que van haber fusiones, crisis, crecimiento de grupos…?

Bueno en este nuevo ciclo hemos visto pocas cosas todavía, hemos visto creación de grandes compañías entorno a fondos de inversión, bancos… pero movimientos entre compañías prácticamente no ha habido, supongo que la va haber. Hay cierta irrupción de los ‘servicers’, pero son distintos a las promotoras. Vienen años muy apasionantes para el sector, estamos en el inicio del ciclo, parece como el año 1999, no hay burbuja en ningún caso, quizá en algunas zonas muy concretas pero los precios están muy alejados de los precios de la burbuja. El esfuerzo de las familias para comprar una vivienda a nivel nacional es de 7 veces el salario anual, mientras que en 2001 era de 8 veces y en los años de la crisis 14 veces.