El presidente de Vueling, Josep Piqué, ha dicho que el nuevo plan estratégico de la aerolínea pasa por una revisión de tarifas, que "están excesivamente bajas" en el sector, algo que hará gracias a la "saneada" situación financiera de la compañía. Piqué, que ha señalado que la aerolínea escogerá una compañía consultora estratégica, ha mantenido un encuentro con la prensa antes de la Junta Extraordinaria de Accionistas que se celebra este lunes. Una Junta que fue forzada por Inversiones Hemisferio, la sociedad inversora de la familia Lara y accionista de referencia de la aerolínea, para cambiar al equipo gestor, aunque tanto el consejero delegado como el director general abandonaron sus cargos, tras alcanzarse un acuerdo.
Piqué, que ha destacado que quiere recuperar la confianza del accionista y que considera que el valor de la acción está infravalorado, ha señalado que la compañía viene de "períodos turbulentos" y, aunque ha reconocido que "hay dificultades", porque están en un sector muy competitivo, cree que Vueling no sólo tiene "el futuro garantizado" sino que tiene "un futuro brillante". Hay que cambiar algunas políticas A su juicio, "tenemos un buen producto, pero hay que cambiar algunas políticas", para reconocer que afronta su nueva tarea tras abandonar la política con la "máxima ilusión y confianza". En este sentido, ha destacado que el entendimiento que existe entre el presidente de Vueling y su consejero delegado, Lars Nygaard, cuyo nombramiento será efectivo antes del 1 de enero, es "total y absoluto" y ha señalado que Nygaard será el "primer ejecutivo de la compañía" porque es quien conoce el sector. El ex presidente del PP catalán ha señalado que la aerolínea va a elaborar un plan estratégico "lo antes posible" que "revise los puntos débiles y refuerce los fuertes" y para ello van a escoger una compañía de consultoría estratégica. Riesgos de las aerolíneas En su opinión, las aerolíneas se enfrentan al alto precio del petróleo, lo que repercute de manera considerable en la cuenta de resultados, y a la "brutal competencia" de los precios, que han disminuido notablemente no sólo en las compañías de bajo coste. Por ello, ha anunciado que reforzará la política comercial y de fijación de tarifas y, aunque ha dicho que no sabe "si van a subir o bajar", ha señalado que "están excesivamente bajas" en todo el sector y eso no es sostenible en el tiempo. Entre los aspectos positivos, Piqué ha destacado que Vueling es una compañía joven, que empezó a volar en el año 2004 y que ha tenido un crecimiento muy fuerte, que dispone de una flota de aviones muy joven y unos costes de mantenimiento bajos, y que cuenta con un alto grado de satisfacción de los clientes. El Plan para comprar aviones sigue congelado Piqué ha recordado que Vueling continúa teniendo "congelado" su plan para comprar cuarenta aviones hasta el 2012 y para abrir una nueva base en el extranjero porque, de momento, es preferible seguir actuando donde están presentes. El nuevo presidente de Vueling, que tiene cincuenta acciones porque como consejero tiene que poseer acciones de la compañía y prevé incrementar su presencia como accionista, ha dicho que el año 2008 Vueling seguirá creciendo en "valor y actividad" en un sector que no está en absoluto estable. Piqué también ha pedido "sentido de la responsabilidad y la seriedad" a todo el mundo, porque los "vaivenes" que determinadas empresas han dado a la valoración de la acción no le han gustado. No comenta posibles fusiones Aunque no ha querido hablar de posibles fusiones, ha dicho que "no descarta nada" que sea bueno para Vueling y, si dentro de este escenario caben "operaciones corporativas, no se van a descartar". Sobre su paso por la política, Piqué ha señalado que ha sido una persona significada políticamente, pero que ya no lo es y que siempre ha desarrollado su trabajo político para poder hablar con todo el mundo.