La patronal catalana Pimec consideró hoy "inaceptable" que el Gobierno prevea reducir los plazos de pago de las administraciones de 60 a 30 días en 2013, ya que es una fecha "extremadamente lejana". Pimec expuso en un comunicado que la Ley de Economía Sostenible, en la que se enmarca este objetivo, "no garantiza la sostenibilidad de las empresas" porque es "un cajón de sastre" que prevé reformas legales en ámbitos muy diversos y adolece de "falta de concreción y recursos".