La empresa holandesa cerró el segundo trimestre del año con un beneficio de 44 millones de euros, lo que supone un descenso del 94% respecto al ejercicio anterior. Las cuentas del pasado año contaron en cambio con un resultado extraordinario de 863 millones de euros obtenido con la desinversión en Taiwan Semiconductor.