El grupo automovilístico francés, el segundo mayor de Europa, augura unas pérdidas operativas en el presente ejercicio de hasta 2.000 millones de euros. La cuantía final de estos números rojos podría depender de las ayudas del Gobierno francés. En la Bolsa de París, las acciones de Peugeot cotizan con descensos del 1,63%.