La estatal petrolera brasileña Petrobrás anunció hoy el descubrimiento de un nuevo yacimiento de crudo leve en la capa "pre-sal" de la cuenca de Santos, que se suma a los encontrados desde 2007 y podrían tornar al país suramericano en potencia mundial petrolera. En un comunicado, Petrobrás detalló que el yacimiento está a 4.900 metros de profundidad en el bloque BM-S-9 del área denominada como "Iguaçú", a 340 kilómetros de la costa del estado de Sao Paulo, pero no detalló sobre la potencialidad de producción de la reserva. El bloque es explotado por un consorcio formado por Petrobrás (45%), el grupo británico BG (30%) y la española Repsol (25%).