La inmobiliaria francesa Gecina, que ha finalizado el proceso de escisión de la española Metrovacesa, tuvo 875,4 millones de euros de pérdidas el pasado año, frente a los 1.292,9 millones de beneficios en 2007, y anunció la adquisición del 49% de Bami, propiedad de sus principales accionistas. Gecina explicó en un comunicado sus pérdidas en 2008 esencialmente por los ajustes en el valor de su patrimonio, que bajó en 811 millones de euros en un año hasta 12.438 millones. Ese ajuste se debió sobre todo a la actividad de oficinas, donde el bajón en la valoración fue de 576 millones de euros, sobre un patrimonio evaluado en 6.688 millones. Gecina cedió activos el pasado ejercicio que representaron 225.000 metros cuadrados por valor de 649 millones de euros, de los cuales 388 millones en edificios de viviendas (138.000 metros cuadrados) y 258 millones en oficinas (78.000 metros cuadrados).