La inmobiliaria Reyal-Urbis anunció el viernes que en 2008 registró una pérdida neta de 875,1 millones de euros.

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Reyal-Urbis anunció que esa pérdida contrasta con un beneficio neto de 29,8 millones de euros en 2007.

La pérdida de explotación de Reyal-Urbis fue de 558,5 millones de euros, frente a un beneficio de explotación de 285,6 millones de euros en 2007, mientras que el importe neto de la cifra de negocio fue de 2.242,2 millones de euros, frente a 1.418,7 millones de euros.