La decisión del Banco Central Europeo el jueves de elevar los tipos de interés fue "absolutamente unánime" en un contexto de fuertes presiones inflacionistas, aunque con un crecimiento económico todavía saludable, señaló el viernes el miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, José Manuel González-Páramo. "Tenemos que hacer lo que sea necesario para evitar efectos inflacionistas de segunda ronda y mantener anclada la inflación a medio plazo", indicó González-Páramo en una conferencia. "La estabilidad de precios es necesaria para proteger el consumo y el empleo", agregó. El BCE incrementó el jueves el tipo básico del 4% al 4,25%, una medida que había insinuado con anterioridad ante las señales de que la inflación de la eurozona estaba acelerándose por el efecto en la economía de la subida del precio del combustible y de los alimentos.