Orange aumentó sus ingresos en España durante el pasado año en sus unidades de negocio móvil y fijo, con un crecimiento del 0,4%, hasta 3.382 millones de euros, y del 4,3%, hasta 736 millones, respectivamente, informó hoy la compañía.  La operadora cerró el ejercicio con más de 12,5 millones de clientes, de los que 11,3 millones tienen servicio de telefonía móvil y 1,1 millones de ADSL.  "A pesar de un entorno de mercado muy difícil y competitivo, hemos logrado resistir bien la crisis, mantener la senda del crecimiento y mejorar nuestra rentabilidad", señaló el consejero delegado de Orange en España, Jean Marc Vignolles.  En este sentido, destacó que ello ha sido posible gracias a una estrategia comercial basada en el lanzamiento de productos y servicios que facilitan el ahorro a los clientes, una "rigurosa" política de control de costes y una "eficiente" organización.

Concretamente, la unidad de negocio móvil alcanzó unos ingresos en 2008 de 3.382 millones de euros, lo que supone un 0,4% más que el año anterior (4,8% excluyendo impactos regulatorios, en especial la reducción de los costes de terminación de llamada). Los ingresos por servicios registraron un crecimiento interanual del 1,4%.

La compañía achacó la mejora de los ingresos al incremento de la base de clientes, la mejora del 'mix' de clientes, así como por los ingresos obtenidos por servicios de datos.

Orange finalizó el ejercicio con un total de 11,37 millones de clientes de móvil, un 2,6% más que el año anterior. Los clientes de contrato ya representan el 57% de la base total y crecieron un 8% a lo largo del año pasado. Durante el último trimestre Orange consiguió 150.000 altas netas, de las cuáles 123.000 fueron de contrato.

Asimismo, los ingresos por servicios de datos aumentaron un 7,4% gracias al aumento en la base de clientes 3G y el impulso de los servicios de datos en movilidad con los productos 'Internet Everywhere' y 'Business Everywhere'. Los clientes 3G a finales de 2008 alcanzaron los 3.256.000, el 29% de la base total de clientes, lo que representa duplicar el número de clientes de banda ancha móvil de hace un año.

El margen bruto operativo (GOM) creció en un 3,6% (10% excluyendo impactos regulatorios), hasta alcanzar los 815 millones de euros, con una mejora del margen bruto operativo sobre ingresos de 0,7 puntos, hasta alcanzar el 24,1%. Ello fue posible, según la operadora, gracias al crecimiento de los ingresos por servicios, la reducción de costes comerciales, así como la contención de costes operativos.

Por otro lado, los ingresos de la unidad de negocio fijo de Orange aumentaron un 4,3%, hasta alcanzar los 736 millones de euros. Los ingresos por servicios de ADSL alcanzaron los 391 millones de euros, un 14,6% más que el año anterior, impulsados por el crecimiento en la base de clientes ULL y por el mayor uso de los servicios de VoIp y televisión por ADSL.