Un panel de la Organización de Naciones Unidas entró al debate sobre las reservas internacionales en dólares y argumentó a favor de un nuevo sistema de leve intervención del tipo de cambio para corregir severos déficits en naciones deudoras como Estados Unidos y superávits en países como China.