La operadora de cable ONO cerró 2008 con unas pérdidas de 26 millones de euros, el 87 por ciento menos que en el ejercicio anterior, y este año espera acabar en cifras positivas, según informaron hoy a Efe fuentes de la compañía. En 2008, ONO obtuvo un beneficio operativo bruto (EBITDA) de 703 millones de euros, lo que supone una mejora del 10,6 por ciento respecto a 2007. La misma fuente apuntó que en 2008 tuvieron unas "pérdidas mínimas", que en gran parte se debieron a la provisión extraordinaria que tuvieron que dotar debido al expediente de regulación de empleo que anunció en octubre y que afectará a 988 trabajadores