Los ministros de la OCDE se comprometieron hoy, para evitar nuevas crisis como la actual, a reformar la reglamentación del sistema financiero, cuyos "graves fallos" junto a "un crecimiento global desequilibrado" aparecen como causas fundamentales de la fase actual de recesión. En la declaración hecha pública al término de la reunión de dos días, los responsables de Finanzas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señalaron que los programas de estímulo deben "tratar las dimensiones sociales y humanas de la crisis apoyando a los más vulnerables". Eso incluye "medidas activas del mercado de trabajo, el desarrollo de competencias, dispositivos de apoyo de los ingresos, redes de protección social eficaces, las pensiones, la educación y proyectos de formación reforzados".