El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, ha augurado hoy que las cuentas estatales terminarán el año "en equilibrio", mientras que la Seguridad Social, "con enorme probabilidad", acabará 2008 con superávit, al igual que el conjunto de los dos. En la conferencia de prensa sobre ejecución presupuestaria, Ocaña ha señalado que a este equilibrio en las cuentas estatales se llegará una vez introducida la modificación del IRPF con la deducción de los 400 euros, que supondrá una merma de ingresos "de más de 5.000 millones de euros". Ocaña también ha destacado que la reducción del 55,9% del superávit del Estado en abril, respecto al mismo mes del año anterior, es un reflejo "bastante fiel" de la situación económica.
Además, ha subrayado la disparidad existente en el comportamiento de algunos impuestos, como supone la "grata sorpresa" del IRPF que creció el 9,2% porque el empleo sigue fuerte y la "desagradable sorpresa" del IVA, que descendió el 10,2% y que muestra que el consumo funciona peor. Asimismo, Ocaña ha afirmado que en el momento actual el Gobierno no subirá el Impuesto sobre Hidrocarburos porque no considera conveniente incrementar la carga impositiva cuando está subiendo el precio del petróleo. El secretario de Estado, ha recordado que, en cualquier caso, Hacienda debe aumentar los impuestos indirectos de hidrocarburos antes de que acabe la legislatura, para poder cumplir con la normativa de la Unión Europea (UE) que obliga a hacerlo antes del 1 de enero de 2012. Respecto al anuncio del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de que propondrá a los otros países de la UE limitar el IVA que se aplica a los combustibles, Ocaña señaló que el tipo impositivo de Francia sobre estos productos es más bajo que el de España.