La subida de los precios de los combustibles movilizaba en España al sector de la pesca, que convocó una huelga a partir del viernes, y al de los transportistas, que se entrevistaron con responsables ministeriales y amenazan con parar a comienzos de junio. La principal organización patronal de pesca, la Cepesca, convocó una "huelga ilimitada" a partir del viernes ante una situación que describió como "insostenible para el sector".
El movimiento, iniciado el lunes en varios puertos catalanes, continuaba el martes en Barcelona, Port de la Selva y Vilanova i la Geltrú (noreste), dijo a la AFP Pablo Martin, representante de la cofradía de pescadores de Barcelona. Los pescadores del El Puerto de Santa María, en la bahía de Cádiz, también dejaron de faenar, declaró a la AFP Javier Garat, secretario general de la Cepesca. Esta confederación, que aglutina a 1.400 grandes y medianas empresas y representa a 1.600 barcos y 20.000 pescadores, deploró los resultados negativos de una reunión mantenida el lunes en el ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino con representantes de las cooperativas. "Los pescadores, tanto los trabajadores como los armadores, están en una situación de desesperación. En (...) en mayo 2003 estabamos pagando 0,18 euros el litro (de carburante) y hoy supera los 0,75 euros el litro; ha subido más de 320%. En cambio, el precio de venta de pescado se mantiene a niveles de hace veinte años", explicó Garat. La Cepesca exige "medidas de urgencia" comparables a las anunciadas por el gobierno francés la semana pasada, que incluyeron, por ejemplo "reducciones de las cotizaciones sociales", según Garat. Los armadores también reclaman un plan más a largo plazo para asegurar la continuidad del sector con un "ajuste de la flota" para responder a la reducción de los recursos, a un mejor control de las importaciones y al etiquetado sobre el origen del pescado. La Confederación nacional de cooperativas de pesca, que representa a los pequeños pescdores --con 9.000 barcos y 45.000 empleados-- lamentó también la ausencia de "medidas de choque" por parte del gobierno e instó a sumarse a una gran manifestación prevista el viernes en Madrid ante la sede del ministerio de Medio Ambiente. Los pequeños pescadores de Andalucía ya anunciaron que se pondrán en huelga a partir del viernes y otras asociaciones regionales podrían imitarla, dijo el secretario general de esta Confederación, José Manuel González. También en el colectivo de transportistas el descontento aumenta y una organización amenazó con una huelga ilimitada a partir del 8 de junio si sus reivindicaciones no son consideradas. La Fenadismer, segunda más importante de las organizaciones de transportistas por tierra, instó a apoyar su pedido de medidas "anti-dumping", en particular la fijación de una tarifa mínima para el transporte por carretera en España. La organización mayoritaria, la CETM, que representa un 60% del sector del transporte terrestre, no se sumó a la movilización para no comprometer sus negociaciones con el gobierno. Una primera reunión sobre el tema del precio del gasóleo comenzó este martes entre representantes de los camioneros y el ministerio de Transporte.