El Estado registró hasta abril un superávit de 8.907 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional (el 0,8% del PIB) frente al excedente de 20.175 millones obtenido en el mismo periodo del año anterior, lo que representa un descenso del 55,9%, según ha informado hoy el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña. La caída a la mitad del superávit hasta abril es consecuencia de la desaceleración de la economía española, principalmente en el sector inmobiliario. Además, el alto precio del crudo está produciendo aumentos en los costes empresariales y, por tanto, una merma en sus beneficios.
Este resultado es consecuencia de unos pagos que se situaron en 47.218 millones de euros, con un aumento del 12,1%, mientras que los ingresos ascendieron a 56.125 millones de euros, lo que supone un descendo del 9,9%. En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un superávit de 8.376 millones de euros, frente a los 16.505 millones del mismo periodo del año anterior.