El presidente de EE.UU., Barack Obama, presionó al Congreso para que apruebe antes de fin de mes una reforma del sector de tarjetas de crédito que ponga fin a las prácticas abusivas, en una reunión con votantes de Nuevo México. En el encuentro en Río Rancho, en el que también estuvo presente el gobernador del estado de Nuevo México, Bill Richardson, Obama afirmó que "ha llegado el momento" de que los consumidores "cuenten con protecciones firmes y fiables". "Es hora de una reforma levantada sobre la transparencia, la rendición de cuentas y una responsabilidad mutua", declaró el presidente.