El presidente estadounidense, Barack Obama, está dispuesto a declarar en quiebra a General Motors (GM) la próxima semana, aseguró hoy el periódico The Washington Post en su edición digital. Según el rotativo, el Gobierno de EE.UU. proporcionaría unos 30.000 millones de dólares en ayudas al fabricante para que pueda proseguir con su reestructuración y emerger de forma rápida de la suspensión de pagos. Esa cifra se añadiría a los alrededor de 15.000 millones de dólares que GM ya ha recibido desde el pasado mes de diciembre.