El gigante suizo de la agroalimentación Nestlé espera alcanzar la barrera de los 100.000 millones de francos suizos (unos 61.000 millones de euros) en ventas este mismo año, según su presidente, Peter Brabeck. A su juicio, a nivel geográfico, la facturación en Asia, Africa, Latinoamérica y Rusia debería crecer por encima de la media. Además, a pesar de que el mercado europeo esté "saturado", la compañía dispone de marcas como Nespresso que "presentan un crecimiento de dos cifras".