Nestle ha registrado unas ventas de 78.700 millones de francos suizos (unos 43.000 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, frente a los 72.200 millones del mismo período del año anterior, debido a que los aumentos de los precios compensaron los costes crecientes de producción. El gigante suizo de alimentación registró un crecimiento orgánico de un 7,2%, por encima de las previsiones. De cara al futuro, Nestle confirmó sus previsiones de todo el año, con un objetivo de crecimiento orgánico de casi un 7%