El banco de inversión estadounidense Morgan Stanley está negociando la venta de su división de banca privada minorista en España, un área con un activo bajo gestión que alcanza los 8.000 millones de euros. Fuentes del mercado aseguraron que la decisión de la entidad es estratégica y madurada desde hace tiempo y que no está relacionada en absoluto con los efectos que la crisis de las hipotecas de alto riesgo ("subprime") en Estados Unidos ha tenido sobre los resultados globales de la entidad. Según las mismas fuentes, Morgan Stanley continuará desarrollando el negocio institucional en España, un área en la que está "muy bien posicionado". No obstante, venderá sus 29 oficinas de banca privada, un negocio que "funciona bien" pero que no encaja con la estrategia de la firma.