Morgan Stanley ha transferido hoy a Barclays y a la firma Goff Capital su filial Crescent Real Estate Equities. La operación se ha llevado a cabo después de que el banco estadounidense no cumpliera los compromisos adquiridos con la entidad británica por el del préstamo de 2.000 millones de dólares (unos 1.342 millones de euros).