El banco estadounidense Morgan Stanley ha anunciado una reducción de 3.700 millones de dólares de sus ingresos netos bancarios en los meses de septiembre-octubre, y una reducción de su beneficio neto de 2.500 millones, a causa de la crisis de los créditos hipotecarios de alto riesgo (subprime). El banco ha tenido que reajustar a la baja el valor de sus títulos ligados a las subprime y ha reducido su exposición neta a los créditos hipotecarios de riesgo a 6.000 millones de dólares a finales de octubre, contra 10.400 a fines de agosto.