El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que quiere que la petrolera española Repsol se quede en su país pero "como asociado y ya no como patrón y propietario", y lo mismo para la brasileña Petrobras.
El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que quiere que la petrolera española Repsol se quede en su país pero "como asociado y ya no como patrón y propietario", y lo mismo para la brasileña Petrobras. Morales defendió la nacionalización de los hidrocarburos para "mejorar la situación social de los bolivianos", pero insistió en que "no expulsamos a nadie ni tenemos ningún resentimiento hacia esas empresas que han explotado nuestros recursos naturales", en una entrevista publicada hoy por "Le Figaro".