La agencia de calificación de riesgos Moody´s ha rebajado la calificación de la deuda de Egipto hasta el nivel de Ba2, desde el Ba1 precedente.
Además, Moody's también empeoró su perspectiva desde "estable" a "negativa", debido al "riesgo político" de Egipto.

El motivo de esta decisión es "el aumento del riesgo político y la preocupación de que la respuesta política pueda socavar las ya débiles finanzas públicas del país". Desde hace una semana, Egipto es escenario de protestas populares contra el presidente, Hosni Mubarak, al que responsabilizan del aumento de los precios y el desempleo, entre otros males económicos y políticos.