La agencia de calificación crediticia Moody's ha puesto bajo revisión el rating de Banco Popular y Banco Pastor tras anunciar su fusión.

La agencia de calificación revisará el rating de ambas financieras al entender que la entidad resultante de la operación podría tener una cartera de crédito más débil que la que ahora mismo tiene Popular.

Moody's revisará la nota a largo plazo de Popular, actualmente en A2, para una posible bajada, mientras que la calificación de la entidad adquirida podrá mejorar.

El proceso de revisión de ambos ratings que comenzará ahora Moody's se centrará por un lado "en la alta" exposición de ambas entidades a la construcción y al sector inmobiliario y en el efecto de la integración en la cartera de crédito de la nueva entidad. También se analizará la capacidad de la nueva entidad, en una operación que se espera esté finalizada a comienzos de 2012, para acceder al mercado de capitales a largo plazo y hacer frente a sus vencimientos de deuda.

Además, Popular ha anunciado que llevará a cabo una ampliación de capital del 27,3%.