La agencia de calificación crediticia Moody's Investors Service podría rebajar la calificación de la deuda de España, que actualmente mantiene en el máximo nivel de calidad ('Aaa'), si observa "un deterioro duradero en el modelo económico del país".
En este sentido, la agencia destaca que, entre el grupo de países que cuentan con la máxima calificación crediticia, España y "de manera más acusada" Irlanda han sido indentificados como países con calificación "vulnerable", lo que en el caso del 'tigre celta' ha llevado a colocar bajo vigilancia su nota crediticia.

"En los últimos meses se han adoptado una serie de rebajas de calificación y se adoptarán más en los próximos meses", en el momento que se considere que un país se enfrenta a claros y persistentes problemas de liquidez y/o el "modelo económico del país sufre un deterioro duradero", situación en la que coloca a países como Hungría, Islandia, Letonia "y quizás también Irlanda y España".

De este modo, Moody's cita el caso español entre aquellos países que pueden verse "desproporcionadamente afectados" y cuyo modelo económico será "desafiado estructuralmente" por la crisis, que la agencia califica como una circunstancia histórica y no como un simple cambio de ciclo.

"La especialización en sectores económicos gravemente afectados (construcción, industria automotriz, servicios financieros y bancarios) supone desafíos adicionales que examinarán la capacidad de los países para modificar sus fuentes de recursos. Esta es una cuestión obvia para Irlanda y España, pero también para Reino Unido", señala Moody's.

Asimismo, la agencia advierte del "desproporcionado sufrimiento" al que deberán hacer frente aquellos países cuyo modelo económico se fundamentó en un alto endeudamiento, ya sea público o privado, y una elevada dependencia de la financiación exterior. De hecho advierte de que en los próximos años "dificilmente será una opción la confianza en la liquidez barata".

Por otro lado, Moody's señala que algunos países, "muchos de ellos europeos", han desaprovechado los beneficios extraordinarios relacionados con el ciclo económico para acometer mejoras estructurales y admite que, de hecho, muchas de las mejoras observadas en las condiciones crediticias de algunos gobiernos en los últimos años están más relacionadas con las condiciones favorables de liquidez a nivel global que con mejoras de carácter estructural.

En el día de ayer, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's recortó el 'rating' de la deuda a largo plazo de Irlanda, hasta 'AA' desde 'AA+' con perspectiva negativa, lo que representa su segunda rebaja en la calificación del país en apenas tres meses.

"Hemos rebajado la calificación a largo plazo de Irlanda porque consideramos que los costes fiscales del plan gubernamental para ayudar al sistema financiero serán significativamente más elevados de lo que preveíamos cuando recortamos su 'rating' el pasado mes de marzo", dijo el analista de S&P David Beers.