Moody's expone que la calificación triple A de EEUU es estable a pesar del incremento de la deuda y reafirma la calificación de triple A. La agencia cita la fortaleza de las instituciones gubernamentales, el crecimiento de la renta per cápita y la posición central en la economía global para mantener estable su perspectiva.