El desafío fiscal al que se enfrenta España es superior al de otros países con la máxima nota de solvencia ('Aaa'), salvo EEUU y Reino Unido. Así lo considera la agencia de calificación crediticia Moody's desde donde vuelven a reiterar las débiles perspectivas de crecimiento que presenta la economía española.
Será a finales de septiembre cuando la agencia de calificación Moody´s anuncie su análisis sobre la posible rebaja de “rating” de España. Pero por el momento, el escenario sigue siendo incierto. Moody's señala que las perspectivas de crecimiento de la economía española son más débiles que las del resto de países con la máxima nota de solvencia y advierte de que el ajuste derivado del pinchazo de la 'burbuja inmobiliaria' impulsada por el crédito llevará varios años en los que el crecimiento del PIB será "muy moderado".

Además, desde la agencia de calificación muestran su preocupación respecto al impacto del encarecimiento de los costes de financiación, aunque no cree que haya problemas para el acceso del Gobierno a los mercados.