El núcleo del sistema financiero es "confortablemente resistente" a las dificultades, a pesar de la posibilidad de una importante caída de los ingresos por impagos de activos, mayores costes de financiación y menores volúmenes de negocio, ha indicado la agencia de calificación crediticia Moody's. "De materializarse cualquier problema, sería en la periferia del sistema, por ejemplo entre pequeñas entidades que pueden o no recibir asistencia en función de la aversión de sus países a los impagos bancarios, más que por las implicaciones financieras y económicas", explicó.