Moody's rebajó hoy las perspectivas de la aerolínea alemana Lufthansa de 'estables' a 'negativas', después de que la compañía admitiera que sus beneficios se verán afectados por el descenso de la demanda y el incremento del precio del petróleo. Según informó hoy la agencia de calificación de riesgo en un comunicado, las perspectivas a largo y corto plazo se sitúan ahora en 'Baa3' y 'Prime-3', teniendo por tanto "calidad aceptable". Moody's explicó que, teniendo la actual situación de la demanda y del precio del crudo, la aerolínea alemana, que cuenta con una liquidez "sólida", podría verse obligada a tomar medidas adicionales para evitar pérdidas operativas en el actual ejercicio fiscal.