La Asociación de Accionistas Minoritarios se ha constituido en acusación particular en la denuncia que había planteado la dirección de Eiffage contra Sacyr, que ha propiciado el embargo de la participación que tiene el grupo español en la constructora francesa. El objetivo es conseguir daños y perjuicios", ha explicado su presidenta, Colette Neuville, que ha señalado que ayer se constituyó formalmente en acusación particular junto al fondo Eiffaime de los directivos de Eiffage. Neuville insistió en que "hay un perjuicio para los minoritarios" derivado de que Sacyr, que tiene un 33,32% de Eiffage, actuó de concierto con otros accionistas españoles y no avisó de que había superado los umbrales que tenía obligación de comunicar, aunque añadió que "por ahora no hemos evaluado esos perjuicios".