La situación en Iberia es tan complicada como la que se plantea para el reto de aerolíneas. Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid -entidad que ostenta el 23% de la aerolínea- ha admitido que en la aerolínea "afecta mucho el precio del crudo e incluso, el gasto por petróleo ha llegado a superar al gasto por personal". Es por ello que la aerolínea "trasladará el coste del precio del crudo, aunque con un límite". Blesa confirma que la compañía no acabará el año con pérdidas "aunque sí reducirá el beneficio". De ahí que la solución pase por la fusión entre aerolíneas. Con ello ha justificado las conversaciones con British Airways "ya que nos interesa saber qué pretende hacer en el futuro porque no es un accionista más". Ha recordado el éxito de las alianzas más recientes entre compañías del sector: Air France-KLM, American Airlines-British American y "a Iberia le interesa mucho estar ahí presente". Con este escenario es noraml el descenso en la cotización de las aerolíneas pues "la que no está coja, es manca...pero ninguna está sana", concluye.