La compañía informática Microsoft ha renunciado a la audiencia oral a la que tenía derecho para defenderse de las últimas acusaciones de la Comisión Europea sobre supuestas prácticas anticompetitivas al incorporar el navegador Internet Explorer en su sistema operativo Windows. El ejecutivo de la UE confirmó hoy que Microsoft ha retirado su solicitud de audiencia oral -cuya celebración estaba prevista entre los próximos 3 y 5 de junio- en el caso abierto a finales del año pasado tras recibir varias denuncias de competidores. Desde la compañía aclaran que pidieron a Bruselas un cambio de fecha, ante la coincidencia con la reunión de la Red internacional de competencia (ICN, en sus siglas en inglés), un encuentro mundial sobre política de competencia que este año se celebra en Zúrich (Suiza).