El gigante informático Microsoft ofrece desde principios de marzo a los usuarios del sistema operativo Windows la posibilidad de elegir a través de una pantalla de inicio el navegador de Internet que deseen utilizar en lugar de imponer por defecto el suyo propio, el Explorer. La iniciativa responde al compromiso asumido por la empresa de Redmond con la Comisión Europea el pasado diciembre para evitar una nueva multa por abuso de posición dominante. "La Comisión celebra que Microsoft haya cumplido su compromiso, que entre ahora y mediados de mayo permitirá a alrededor de 100 millones de usuarios elegir entre varios navegadores para acceder a Internet y decidir en función de los méritos de cada uno", explicó la portavoz de Competencia, Amelia Torres.