Metrovacesa ha convocado junta extraordinaria de accionistas para el próximo 30 junio para aprobar la absorción del negocio patrimonial de su primer accionista, la familia Sanahuja, integrado por un conjunto de edificios de oficinas, hoteles y establecimientos comerciales y valorado en 515,15 millones de euros. La fusión entre la inmobiliaria y Sacresa, sociedad de los Sanahuja, constituye uno de los últimos pasos del proceso de segregación y posterior reestructuración de Metrovacesa puesto en marcha el pasado año.