Cualquier nuevo Fondo Monetario Europeo, o FME, tendría que considerarse sin los recursos monetarios del Banco Central Europeo, dijo el jueves el miembro del consejo del BCE Yves Mersch. Sin embargo, dijo que le corresponde a los gobiernos de los 16 países que usan el euro decidir si quieren poner el dinero de sus contribuyentes en una institución así.