El banco de inversión estadounidense, que podría estar ultimando una inyección de capital por parte de inversores extranjeros, elevaría las provisiones realizada a consecuencia de la crisis crediticia hasta los 15.000 millones de dólares, unos 10.135 millones de euros, según publica eldiario 'New York Times'. Este cifra supondría cerca del doble del previsto.